autor 0Aires

 

patrimonio

 barra2

 

Feria

generales 012

Se celebra entre el 14 y el 19 de Agosto

 

La Reina Regente, María Cristina de Borbón, otorgó a Puente Genil su Feria Real en 1834 

La Feria Real de Puente Genil, nació de la vocación comercial y mercantilista de nuestro antecesores, en una  época en que los ánimos localistas estaban, en nuestro pueblo a la orden del día, y sobre todo exaltados ante importantes expectativas de desarrollo que presentaban  aquellas fechas, para una localidad, que nacía del fruto de la unidad y la sociabilidad de las gentes de otros dos pueblos que había sido separados por la naturaleza. 

Aunque fue en agosto de 1835 cuando Puente Genil celebró su Primera Feria Real, es en enero de 1834 cuando oficialmente se comienza a hablar de esta posibilidad en las actas capitulares del Ayuntamiento. Así en el cabildo del 23 de enero, los regidores municipales acordaron pedir al; Señor Subdelegado de Fomento, la competente Licencia para establecer dicha feria en el día quince de agosto de cada año 

generales 015 generales 013

Entre los motivos que argumentan estos señores para proponer dicho acuerdo, llama la atención que señalan que la pobreza del vecindario está atendida, argumentando además la buena localidad que tiene el pueblo para los muchos que lo circundan, así como abundantes y cómodos aguaderos del río Genil para establecer una feria real que traerá a estos vecinos; conocidas ventajas y utilidades. 

Con anterioridad ya habían existido ferias en la localidad, en el mes de mayo y en el de septiembre, pero se trataba de ferias que podríamos llamar menores. Esta Feria que acontece en esta fecha, va a tener un carácter especial, que la señala como una de las más antiguas con este carácter de la provincia y la comarca, que no es sino el hecho de ser otorgada por la bondad de Su Majestad la Reina, en este caso, de María Cristina, la Reina Gobernadora o Regente del trono de España, tras la muerte en 1833 de Fernando VII, y durante la minoría de edad de su hija, la reina Isabel II, sucesora legítima de la corona. 

Una época bastante conflictiva para nuestra nación, debido sobre todo a los cambios políticos y económicos que estaba deparando la caída del antiguo régimen absolutista, dando paso a nuevas libertades. Entre estos cambios sociales y económicos está la ascensión del sector de la burguesía que quiere ocupar puestos de responsabilidad política, apoyándose en las ideas ilustradas del siglo anterior. De esos ilustrados parte también la idea de fomento de las ciudades y pueblos; y la celebración de ferias de mercado son algunas de las consecuencias de esta nueva filosofía que emerge en el siglo XIX. 

Por otra parte Puente Genil, se encuentra en estos momentos inmerso en el proceso de unidad de los dos pueblos (Puente de Don Gonzalo y Miragenil), es decir en el hecho histórico de mayor trascendencia habido en dicho siglo. Es por tanto que se entiende esa euforia con la que los regidores (concejales de entonces) quisieron solicitar esta feria cuya Real importancia vendría a dar esas ventajas que se mencionaban en el acta del cabildo. 

La autorización llegó a finales de mayo, concretamente en el cabildo del día 31, se vio un oficio del Señor Gobernador Civil de la Provincia, con fecha 26 mayo por el que se comunica la Real Orden de 13 del mismo, en que Su Majestad la Reina Gobernadora, se ha servido conceder a este ayuntamiento la Real facultad que le tenía pedida para celebrar una feria anual en el día quince de agosto y en los tres siguientes. Sin embargo este oficio indica que esta concesión no suponía la de tener franquicia de derechos, ya que ésta debía concederse por el Ministerio de Hacienda. 

La concesión de franquicias era algo esencial para obtener éxito en la feria, ya que ello suponía una exención importante de impuestos sobre las mercancías que podían venderse en este mercado. En este sentido, los que gobernaban nuestro pueblo por aquel entonces, se apresuraron a solicitar inmediatamente de dicho ministerio, la libertad de derechos en la citada feria, lo menos por cuatro año.

Como esta petición no fuera atendida prontamente, en el cabildo del 15 de noviembre del mismo año, se acordó repetir la misma solicitud, haciéndose ello por el presidente en nombre de toda la Corporación Municipal. 

Como en todas, en la primera feria de agosto de 1835, fueron necesarios importantes preparativos. Para hablar sobre éstos, El Concejo y Regimiento de la Villa, dedica un cabildo completo a este único tema. Así que en atención a que se aproximaban los días en que se debía de celebrar el acontecimiento, es necesario que alguien se encargara de situar y colocar a los concurrentes a la misma, especialmente a los mercaderes, al objeto de que se sintieran cómodos en el recinto, al igual que los visitantes. El acta refleja; al ser el primer año y no estar concretados aún a situarse en sitios oportunos y cómodos sus concurrentes, para la mejor ventaja de sus efectos, para que el público pueda con facilidad y prontitud encontrar aquellos en que se desee emplear, se hacía indispensable tomar medida para el arreglo de todo con anticipación y oportunidad, y en consecuencia acordaron que el Presidente del Concejo (Alcalde) como regente de la jurisdicción y encargado de la policía, cuidara el método que deba y convenga seguir para la situación de todos los puestos que hayan de establecerse (...) mandando publicar por medio de edictos y pregones que todas aquellas personas que hayan de establecer puesto alguno en citada feria, de cualquiera clase que sea, no o verifique sin que antes se presente a nuestro regente, el que le señalaron según el objeto que haya de vender, el sitio que tenga por conveniente, en la inteligencia que el así no lo verifique será multado.

En aquélla remotas fechas se señaló el sitio donde debía instalarse los mercaderes de sedas, plata y paños, y también la ubicación del ganado en los ruedos próximos a la Plaza Nueva.

Como dato curioso se significa en el acta del Concejo que los esclavos ocuparían el lugar intermedio entre los semovientes y las mercaderías.

El concepto de feria desde entonces ha cambiado mucho. Mientras antes se hablaba de una feria comercial, hoy sólo se plantea el comercio dentro del aparejo lúdico de la fiesta. Es decir, la fiesta se ha comido a la Feria. Hoy en día no existen esas transacciones comerciales, exentas o no de impuestos, pero sí el aparato festivo, que es el centro de la Feria. Pero ¿en aquel entonces existía este mismo o parecido aparato festivo?. Posiblemente sí, ya que en todos los lugares donde existía un encuentro comercial, surgían también tenderetes que llamaban la atención sobre la diversión de las personas que visitaban el recinto. Recinto que no podemos reconocer por lo transcrito en las actas capitulares de entonces, al menos hasta donde ha llegado nuestra investigación. Desde 1835 hasta nuestros días, miles y miles de pontanenses han disfrutado de un acontecimiento que nuestra ciudad ha llevado a gala durante su historia, gracias a una concesión de la reina María Cristina. 

A pesar del grado de interés que pusieron los munícipes en poder celebrar una feria de carácter real en la villa, en ese año emblemático para Puente Genil de 1834, y a pesar de tener todas las autorizaciones, la feria, sin embargo no pudo celebrarse. 

El motivo no fue sino un hecho luctuoso y lamentable. Corría por aquella época en toda Andalucía unas pandemias de una enfermedad que hoy podríamos calificar como de gastroenteritis contagiosa, lo que se llamaba por entonces; Cólera Morbo, que mermó la población andaluza, entre los años 20 y hasta los 40 del siglo XIX, repitiéndose incluso en varias ocasiones sobre una misma población. Las malas costumbres higiénicas fueron las causantes de gran mortandad entre la población, y Puente Genil no se libró de ello, porque tuvo que ser precisamente en el verano de 1834 cuando la enfermedad se paseó por la villa. 

Ello fue motivo evidente para no tener ningún tipo de celebración, ni de ferias, por lo que la primera Feria Real de nuestra ciudad no se celebró en este año, como estaba previsto, sino en 1835, una vez desaparecida la enfermedad entre sus gentes. 

Todo este hecho se manifiesta en el siguiente cabildo que en el proceso del tiempo se menciona nuevamente la feria, que es en el de 9 de septiembre de ese año 1834. En su acta se menciona que la feria, no ha podido tener efecto en el corriente a motivo del cólera morbo que se ha padecido en esta villa, En este cabildo se plantea la necesidad de realizar la publicidad de la misma para el próximo año, y de esta manera, para, facilitar la concurrencia que se apetece y concretando que uno de los medios es el de que se anuncie en el calendario por el mismo orden que se hace con las demás concedidas; acordaron que se oficiara a un empresario cordobés que se dedica a la publicación de almanaques, para que se anotara en ellos la Feria Real de Puente Genil. 

El 15 de Agosto de 1834 fue el primer año que se celebró la feria en esta fecha, en el antiguo Pontón de Don Gonzalo, y fue en el año 1923 cuando se traslado a "La Matallana", posteriormente en el año 1973 era instalado el recinto ferial a la Plaza Jesús Nazareno y lugares colindantes y desde año 2000 su emplazamiento fué en los terreros de la antigua "Santa Filomena" hasta 2014, año en el que se trasladó al nuevo Recinto Ferial del Garrotalillo en el que se viene celebrando desde entonces

 

Semana santa  

Miragenil Romeral 08

Declaradas de interés turístico.

Desde el Viernes de Dolores y hasta el Domingo de Resurrección las procesiones recorren las calles de la localidad acompañadas de las Corporaciones y Figuras Bíblicas del Antiguo Testamento, Nuevo Testamento y Símbolos de la Religión .

Destacando entre estos días el Viernes Santo, que al amanecer se entona la tradicional "Diana" por el Grupo de Música del Imperio Romano a Nuestro Padre Jesús Nazareno, Patrón de la Villa, para después recorrer las calles de la localidad en procesión.

El broche de oro a esta Semana Santa es el Domingo de Resurrección, donde acompañando al paso de Jesús Resucitado, desfilan todas las Corporaciones y Figuras Bíblicas.

Puedes acceder al programa de la Semana Santa desde la página principal de esta Web.

02 01 53 01 35   01

  

Santiago

santiago 02 

Se celebra el 25 de Abril

Fiesta local en Puente-Genil, es el día en el que desde tiempo inmemorial la gran mayoría de pontanenses celebra un día de salida al campo, repartiéndose por lugares como los pinares y entornos del pantano de Cordobilla, Boca Salida y Sierra Gorda (en la actualidad casi desaparecida por el aprovechamiento industrial de su roca), la laguna de los Arenales, las distintas aldeas de Sotogordo, el Palomar, la Ribera Baja, Puerto Alegre, La Mina y otros, como cortijos y caseríos en los que se preste a pasar un día al aire libre en medio del campo rodeados de una frondosa arboleda que ofrezca sombra para departir entre familiares y amigos largos ratos en los que no faltan el cante y baile por sevillanas, la ensalada sanmarqueña, el salmorejo y la gastronomía propia de este día.

 

  Purificacion

 purificacion 03  Chiquita 03  Chiquita 28

Se celebra en los primeros días de Mayo

En estos días tiene lugar la Semana Santa Chiquita en donde los niños pontanenses celebran la Semana de Pasión llevando a cabo salidas procesionales de ¨Pasos¨, figuras bíblicas, subida al Calvario, la Diana, etc. 

  

barra2